¿BEBIDA DEPORTIVA O AGUA DURANTE TUS ENTRENAMIENTOS Y PARTIDOS?

/ / Alimentación
HIDRATACIÓN JESÚS MÁRQUEZ NUTRICIÓN

Pues voy a empezar diciendo con enorme depende. Ambos te ayudarán a mantenerte hidratado. Una bebida deportiva también tiene sodio, que ayuda a que el agua de tu bebida permanezca en tu sangre. ¿Observas que tu sudor sabe salado? Es el sodio que estás perdiendo con el agua. Las bebidas deportivas también te aportan energía a partir de carbohidratos.

El agua del cuerpo juega un papel importante en numerosos procesos fisiológicos tales como la excreción de los desechos de nuestro propio organismo, la regulación de la volemia sanguínea y de la presión arterial y el transporte de oxígeno y de nutrientes al cerebro y a los músculos que deben hacer un trabajo físico.

El agua también juega un papel importante en la regulación de la temperatura corporal  más si cabe cuando al menos yo me muevo en Andalucía en España, y más en Sevilla,  ya que esta regulación se da mediante la transferencia de calor.

Cuando un atleta se ejercita, se genera calor dentro del cuerpo, el cuerpo y la manera que tiene de desahacerse del calor es mediante  la sudoración y la evaporación del sudor desde la superficie de la piel es el principal mecanismo por el cual el cuerpo se enfría. Dado que el agua juega un papel tan importante en el cuerpo humano, y que la pérdida de agua a través del sudor es un importante mecanismo de protección durante el ejercicio, es importante que los atletas consuman líquidos para prevenir la hipohidratación significativa (~2-3% de déficit de peso corporal), ayudando a mantenerlos seguros y a rendir al máximo.

La hidratación es un proceso que empieza con la ingesta del líquido, seguido por el vaciamiento del estómago y la absorción a través de los intestinos, a continuación, la distribución de los líquidos a través del cuerpo y finalmente la retención o la excreción de los líquidos por los riñones.

FASES DEL PROCESO DE HIDRATACIÓN

  1. Toma/ingesta de líquidos.
    1. La sensación de sed fisiológica es estimulada por la disminución en la cantidad de agua en la sangre (también llamada hipovolemia) y por el aumento en la osmolalidad plasmática. La osmolalidad es la cantidad de partículas disueltas, tales como el sodio o la glucosa, en la sangre. Tanto la hipovolemia como el incremento de la osmolalidad plasmática ocurren durante la deshidratación debida a la sudoración. La percepción de la sed también puede ser aumentada o disminuida por señales derivadas de la boca, la garganta y el estómago. Otros factores, sin relación con la sed ni con el estado de hidratación, pueden también afectar la cantidad de líquido que el atleta consume. Estos incluyen qué tanto le gusta una bebida al atleta, la disponibilidad, así como factores sociales y culturales.8La sed fisiológica no es estimulada hasta que el cuerpo ya está deshidratado.1-3 Así, el umbral para la sed se rezaga en relación a los cambios de hidratación del cuerpo y por lo tanto, se retrasan las verdaderas necesidades de líquidos. Esto puede conducir a deshidratación voluntaria, lo que significa que a pesar de tener acceso a líquidos frescos apetecibles, los atletas aún se deshidratan durante el ejercicio. Las investigaciones demuestran que la deshidratación voluntaria no sólo ocurre en los estudios de laboratorio, sino también con los atletas en el campo, incluyendo las pruebas de resistencia y los deportes en equipo. 7,9 Mientras que beber obedeciendo a la sed, puede funcionar para algunos atletas en algunos casos, se recomienda una estrategia de hidratación planeada, especialmente si un atleta se puede deshidratar por más del 2-3% de su peso corporal
  2. Absorción de estos.
    1. El proceso de absorción de líquidos implica el vaciado de líquido del estómago, así como el transporte a través de la pared intestinal. La velocidad a la que ocurren estos procesos es importante con el fin de evitar el malestar gastrointestinal y para la entrega rápida de líquidos al cuerpo.La tasa de vaciamiento gástrico es controlada por numerosos factores, como la cantidad y la composición de la bebida y la intensidad del ejercicio. Uno de los factores más importantes es la cantidad de calorías en la bebida ingerida. La investigación ha demostrado que una solución de carbohidratos al 6%.
    2. El siguiente paso es la absorción intestinal del líquido. Este proceso está dictado principalmente por la cantidad y el tipo de carbohidratos ingeridos. La absorción de agua se determina por los carbohidratos, por lo que la tasa de absorción de líquido está inversamente relacionada con la concentración de carbohidratos. Pequeñas cantidades de carbohidratos incrementan la absorción de líquidos en el intestino, mientras que cantidades más altas disminuyen la absorción. La inclusión de varios tipos de carbohidratos (por ejemplo, glucosa y fructosa) puede mejorar la absorción de líquidos mediante el aprovechamiento de los diferentes transportadores de carbohidratos que se encuentran en el intestino
  3. Distribución por el cuerpo a organos y tejidos.
    1. El agua corporal total se puede dividir en dos compartimentos – el espacio intracelular, que incluye el agua dentro de las células de los músculos y del cerebro, y el espacio extracelular, que incluye el líquido en el espacio entre las células y el plasma. En una persona de 70 kg (154 lb), la cantidad de agua dentro de las células es de aproximadamente 28 L y la cantidad de agua fuera de las células es de aproximadamente 14 L.
    2. El equilibrio de agua dentro y fuera de las células se determina en parte por la ingesta de sodio, así como de otros electrolitos como el potasio y cloruro. El sodio es el principal electrolito extracelular.
    3. Cuando el sodio se consume, se distribuye hacia el líquido exterior de las células, por lo que la ingesta de este electrolito durante el ejercicio ayuda a mantener la concentración de sodio en sangre.
    4. La ingesta de sodio también ayuda a retener el líquido en la sangre, lo cual es importante para el mantenimiento o expansión de volumen de plasma para la rehidratación y la función cardiovascular
  4. Retención de estos.
    1. La presencia de sodio en una bebida de recuperación de líquidos también es importante para la retención de líquidos en todo el cuerpo. Para la rehidratación después del ejercicio, el líquido consumido debe permanecer en el cuerpo y no perderse a través de la orina.
    2. Cuando se consume agua simple, la concentración de sodio en la sangre se diluye, apagando la señal del riñón para reabsorber el agua y dando como resultado un aumento del volumen de orina.
    3. Por el contrario, cuando se consume una bebida que contiene sodio, la concentración de éste en la sangre se incrementa, lo que a su vez estimula la reabsorción de agua en los riñones de manera que se produce menos orina. De hecho, la retención de líquidos se incrementa en proporción directa a la concentración de sodio de la bebida.
    4. Los expertos recomiendan que para lograr la rehidratación rápida y completa después del ejercicio, los atletas deben consumir una bebida con moderado a alto contenido de sodio en un volumen equivalente al 150% de la pérdida de líquidos. Este volumen de líquido extra ayuda a compensar la orina excretada durante el proceso de rehidratación.

 

SUBIR