BLOG

Correlación clínico patológica en enfermedades con hiperglucemia.

/ / Sin categoría
Hiperglucemia-Jesus-Marquez-Nutricion

Dentro de las enfermedades que cursan con hiperglucemia es de destacar la diabetes mellitus (DB).
Esta enfermedad  se posiciona como crónico originado por una interacción variable de factores hereditarios y ambientales, caracterizado por una secreción anormal de insulina y diversas manifestaciones metabólicas y vasculares que se reflejan en una tendencia a los niveles de glucosa en sangre inapropiadamente elevados, aterosclerosis inespecíficamente acelerada, neuropatía y engrasamiento de la lámina basal de los capilares que ocasiona daño renal y retiniano. Los mecanismos por los cuales se producen estas alteraciones están relacionados con defectos en la producción y/o liberación de insulina o con la existencia de resistencia periférica a la acción de esta hormona.

La disminución del efecto insulínico por el mecanismo que sea, acarrea una serie
de importantes alteraciones bioquímicas y fisiológicas de las cuales la hiperglucemia es la
mejor conocida.

El término de diabetes mellitus propiamente dicho debe quedar reservado para designar aquel
proceso caracterizado por hiperglucemia en ayunas o niveles de glucosa plasmática durante las
pruebas de tolerancia oral a la glucosa superiores a los aceptados como normales.

Existen tres subclases de diabetes mellitus:La diabetes mellitus tipo I (IDDM) se caracteriza porque los pacientes que la padecen presentan una intensa insulinopenia con tendencia a la cetoacidosis, necesitando ineludiblemente su aporte externo para evitar la cetoacidosis y la muerte. En este grupo de pacientes es frecuente que la diabetes se asocie a otras endocrinopatías de estirpe autoinmune
como la enfermedad de Addison o el hipotiroidismo.

La característica más notable de la diabetes mellitus tipo II (NIDDM) es la resistencia a la acción de la insulina tanto exógena como endógena, con disminución de la respuesta de la hormona. Entonces hay que hablar de niveles de insulinemia, que pueden ser normales, disminuidos o elevados. Parece que no hay tendencia a la cetoacidosis y no requiere de insulina para vivir, solo cuando fracasan  en el tratamiento hipoglucemiante oral y estrategias nutricionales pautados.

Existe una variedad especial de diabetes mellitus tipo II conocida como MODY, que se inicia
en la infancia y se trasmite por herencia dominante. Con frecuencia el síndrome diabético aparece
asociado a ciertas situaciones clínicas como enfermedades pancreáticas, feocromocitoma, hiperaldosteronismo primario, síndrome de Cushing, acromegalia, etc. Son las llamadas diabetes mellitus secundarias, cuya etiología es clara y, en muchos casos, el síndrome diabético es curable al serlo la enfermedad que lo condiciona.

Otra variante es  la diabetes  estacional es un término que se emplea para designar el síndrome diabético que se manifiesta por primera vez o es reconocida durante el embarazo, no debiéndose aplicar
a las diabéticas que quedan embarazadas. Después del parto hay se estudia de nuevo a estas pacientes para reclasificarlas en una de las tres categorías anteriores. Generalmente son clasificadas como normoglucémicas con intolerancia hidrocarbonada, desarrollando la tercera parte de ellas una diabetes mellitus clínicamente manifiesta antes de los diez años.

Tenemos en cuenta la glucemia basal, glucemia postprandial, la insulinemia, estar atento al la glucosilación del hematíe,  tasas de péptido C también.

 

 

 

Facebook

Instagram

Ivoox

Youtube

Telegram (comunidad)

SUBIR