SOP

SÍNDROME DE OVARIO POLIQUÍSTICO (SOP) CON SUPLEMENTACIÓN INOSITOL.

/ / Fisiopatología
SOP

He decidido incluir este apartado así por 3 motivos:

  1. El metabolismo y nutrición en la mujer, me parece un tema muy interesante y voy a meterme de lleno en esto.
  2. Las mujeres con este síndrome, es muy probable que tengan sobrepeso y además hay un predisposición neurohormonal por una predilección de alimentos altos en calorías.
  3. El único tratamiento que reciben, es el uso de anticonceptivos y medicamentos como metformina con pobres resultados.

Tres especialista a mi criterio deben trabajar con este tipo de perfiles, como serían: idealmente endocrino, dietista/nutri, y en caso de requerirse, dermatólogo.

De entrada, tenemos que saber que no por tener quistes en los ovarios, se tiene ya este síndrome y que como su nombre lo indica, es la suma de varios signos y síntomas para poder diagnosticarse, entre los que destacan:

  • Irregularidades en la regla y particularmente, presentar ciclos anuvolatorios (por ello hay infertilidad) de al menos un año.
  • Resistencia a la insulina (RI). Se testea buscando esto con el test de HOMMA.
  • Hormonas masculinas elevadas que a su vez, generan el llamado hirsutismo (vello más grueso y en lugares donde no suele crecer, como bigote y espalda baja.
  • Dolor
  • Acné
  • Piel grasa
  • Exceso de vello
  • Pérdida de volumen capilar
  • Subidas de peso repentinas
  • Obesidad
  • Parches de piel oscura
  • Cambios de humor

Y la presencia de quistes muy pequeños solo se puede ver por ultra sonido.

Y en general, tenemos que quedarnos con la idea que el síndrome gira entorno a un círculo vicioso donde la insulinoresistencia se vuelve el elemento central: el hiperinsulinismo favorece una alteración del ciclo, se genera más testosterona que sigue alterando el ciclo, el hiperinsulinismo favorece la acumulación de ganancia de grasa abdominal, más testosterona favorece el crecimiento de vello, la resistencia a la insulina se empeora con la ingesta de alimentos altos en hidratos de carbono refinados y azucarados además de grasas saturadas y de nuevo, el ciclo empeora a lo largo de los años no tomando medidas.

Las primeras causas por las que se detecta a una mujer con este síndrome es cuando acude a un ginecólogo para tratar su irregularidad en su ciclo.

Y aunque faltan muchos más detalles por revisar y de alguna forma, estaría generalizando, pero el uso de anticonceptivos orales suele ser de los tratamientos más comunes pero no necesariamente “lo más efectivo” ya que éstos estarían actuando como un parche (un muy buen parche en la mayoría de casos aunque con detalles) en cuanto a regularizar el ciclo pero el problema de raíz seguiría presente: la resistencia a la insulina (RI).

Y es justamente que además, bajo el criterio de cada médico, se decide también echar mano de otros medicamentos como metformina, pero entonces ¿hay algo más que pueda hacerse?.

Pues, cambios en el estilo de vida, movimiento y nutrición y es que como complemento de dichos cambios, existen suplementos con suficiente evidencia para considerar: el inositol y particularmente dos estereisomero, myo-inositol y el D-chiro-inositol, un compuesto con la capacidad de funcionar como un sensibilizador natural de la insulina además de actuar como un segundo mensajero en las vías de señalización de la insulina compuesto del que además , las mujeres con SOP parecen tener una desregulación que las predispone a una deficiencia de este nutrimento y su relación con la RI.  Es decir, el inositol puede mejorar la salud hormonal femenina y en donde se encuentran más y mejores beneficios, es cuando se combinan con el tratamiento hormonal o incluso en algunos casos (donde además, se hacían cambios en estilo de vida y de alimentación) sus resultados son mejores con respecto al uso de anticonceptivos.

Por otro lado, también se han encontrado su capacidad para aumentar la fertilidad al favorecer la regularidad menstrual y la calidad y maduración de los ovocitos. Así comentar también en mujeres con deficiencia de esta vitamina D, con la  suplementación sí mejora también indicadores que se encuentran elevados en mujeres con este síndrome (es decir, disminuye testosterona alta, insulina basal, índice HOMA) por lo que en este contexto, sí vale la pena evaluar en sangre y en caso de estar deficiente, considerar la suplementación

SUBIR